Constelación familiar Berlin

«¡Para mí tú formas parte!»

Información básica

Constelaciónes familiares en Berlín. Las constelaciones familiares representan  un enfoque terapéutico sistémico en el que, de acuerdo con la idea del trabajo de las constelaciones, se evidencia lo mucho que las personas estamos integradas en nuestro sistema familiar. Tanto la familia actual como la de origen desempeñan un papel importante. La profundidad de esta conexión va mucho más allá de lo que se percibe a nivel consciente. Al hacerlo, asumimos sin saberlo e inconscientemente, los difíciles destinos y sentimientos de parientes vivos o ya fallecidos hace mucho tiempo. Estas cargas sistémicas pueden manifestarse como problemas en todas las áreas de nuestra vida: en el amor, en las amistades, en el trabajo, e incluso en la salud física y mental. Con la ayuda de las constelaciones familiares exploramos estas cargas. Así intentamos encontrar el camino y pasar de una vida sistémicamente desconocida a una vida libre, y de transformar el propio sistema familiar en una fuente energética de fuerza para uno mismo.

Las constelaciones familiares y el campo morfogenético

El elemento central de las constelaciones familiares es la noción del campo energético. La idea orginal es del biólogo Rupert Sheldrake. Su concepción del campo morfogenético se adaptó a las constelaciones familiares. El concepto de un campo morfogenético sirve a Sheldrake para explicar la manifestación específica de sistemas uniformes autoorganizados, ya sea en la biología, la química o incluso en la sociedad, es decir, en la formación de sistemas sociales.  Aunque el concepto ha sido calificado por la comunidad científica de pseudocientífico, sigue siendo objeto de debate por representantes de diversos campos científicos.

Aplicado a las constelaciones familiares significa que cada familia debe tener un campo energético en el que, entre otras cosas, se almacenan recuerdos de emociones fuertes de los miembros del sistema familiar, independientemente del tiempo y del espacio. Estas emociones son recuperables y perceptibles, como lo es la  reproducción de la música de un CD. Se perciben en forma de sentimientos, impulsos, síntomas físicos, pensamientos e imágenes interiores, independientemente de si sus portadores originales ya han muerto o siguen vivos, de si los conocemos o no, de si están presentes o simplemente están al otro lado del globo.

Las constelaciones familiares y la percepción representativa

Sigmund Freud ya utilizó el término percepción representativa para describir la aparición de un sentimiento ajeno como un síntoma en un cliente. Las constelaciones familiares trabajan con estos sentimientos ajenos distribuyendo primero a los participantes de una constelación en la sala y poníendose en el «papel» de los miembros de la familia como representantes. Los representantes deben estar atentos a las sensaciones físicas que perciban, por ejemplo, si se sienten paralizados o tienen frío, si se ponen tristes o se sienten enfadados. También deben prestar especial atención a los sentimientos de cariño, rechazo o miedo que puedan sentir hacia los otros miembros de la familia y a los impulsos de acercarse a uno de los otros o de mantenerse a distancia, de llorar o reír, etc.

Las constelaciones familiares y el movimiento del alma

Cuando los representantes siguen el impulso que han percibido aparece una imagen en movimiento que se denomina el movimiento del alma. Es aquí donde, según el método de las constelaciones familiares, se perciben relaciones conflictivas o alianzas secretas, sentimientos heridos o estancados, rupturas y bloqueos, en resumen, la carga sistémica del cliente. Por ejemplo, según conciben las constelaciones familares, una persona puede cargar sin saberlo con las emociones infelices de un miembro de la familia todavía vivo o que murió hace tiempo en su sistema famliar y confundir estas emociones con las suyas, lo que representa una gran carga sistémica para él y que puede tener graves consecuencias en su vida.

Las constelaciones familiares como proceso fenomenológico

Esta imagen en movimiento se entiende en el trabajo de constelaciones como un proceso fenomenológico. Durante una constelación se siguen los fenómenos que se dan y cuyo desarrollo se apoya, en lugar de que la consteladora construya el proceso en función de su propio análisis e interpretación, haciendo que se desarrolle según su propia imaginación. Dicho en otras palabras, la consteladora permanece en el momento presente e interviene lo menos posible y solo lo estrictamente necesario. Allí donde parece que el movimiento se interrumpe, dirije impulsos guiados para que el movimiento del alma pueda seguir desarrollándose hasta que se para calmadamente y el cliente se libera, según el enfoque de la constelación familiar, de la carga sistémica.

Aprovecha la charla introductoria gratuita, …

… si aún no estas seguro si deseas obtener un tratamiento homeopático o si nuestra «química» es correcta.

Pónte en contacto conmigo:

Llámeme: 030 - 89 20 54 58
o utiliza este formulario:

Los campos marcados con * son obligatorios.

He leído y acepto la Política de Privacidad. Confirmo que mis datos electrónicos serán registrados y almacenados exclusivamente para responder a mi solicitud y para llevar a cabo mi proyecto. Puedo retirar mi confirmación en cualquier momento para el futuro por correo electrónico a eva.goellner@bellalingua.de. Las obligaciones legales de preservar los registros no se ven afectadas.