Encontrar mi paz interior

En ocasiones, nos invaden sentimientos fuertes que no podemos explicar: una profunda tristeza, una rabia terrible, un miedo intenso, una impotencia paralizante, un anhelo insaciable, una inquietud agonizante… Tal vez siempre ha sido así o tal vez un día estos sentimientos aparecen de repente para permanecer y sentimos que nuestra vida se nos escapa cada vez más.

Las constelaciones familiares muestran que parece haber algo como una herencia emocional además de la genética. Sin saberlo, es posible que esté conectado con el al miedo a la muerte que tenía mi abuelo, que luchó en el frente como soldado en la Segunda Guerra Mundial. O quizás a la desesperación de mi abuela, que perdió a su bebé huyendo del enemigo, o con la ira de mi tía hacia su ex-marido que los abandonó, a ella y a los niños, para huir con su joven amante. Sentimos estos sentimientos como propios, sin saber que pertenecen a otra persona y como estos sentimientos no son el resultado de nuestras propias experiencias, no nos los podemos explicar. Esta circunstancia además nos sume además en esta confusa pregunta: «¿Qué me está pasando?»

Las constelaciones familiares pueden ayudarnos a reconocer los sentimientos que hemos asumido como nuestros y armonizar la estructura familiar.

Más
Menos

Puestos relacionados

Mí familia

Mi cuerpo, mi salud